EL MITO DE LA FAJA REDUCTORA